El antes y el después de un dormitorio para bebé ¿qué te parece?

Te propongo que eches un vistazo a este antes y después, de una habitación para peques. La verdad, es que se pueden crear verdaderas maravillas con un poco de pintura, un rodillo de pared, alfombras, algunas láminas decorativas y poco más. Para renovar cualquier dormitorio para bebés no hace falta más que un poco de tiempo e imaginación.

¿Cómo era el antes de esta habitación?

 El antes y el después de un dormitorio para bebé ¿qué te parece?

Lo bueno que tiene este lugar es que es grande y dispone de varias ventanas, todo esto se puede aprovechar en beneficio propio. La verdad es que la disposición de los muebles, que se ve en la imágen, no es la mejor para aprovechar la luz.

En una habitación como esta hace falta luz y, es evidente, que carece de ella (no está bien aprovechada) Los muebles oscuros y ese color de pared no favorecen en nada; incluso la alfombra, que una vez tuvo colores bonitos, no favorece en nada (parece agregar años al ambiente)

¿Qué se ha conseguido renovando la decoración?

 El antes y el después de un dormitorio para bebé ¿qué te parece?

 

Nada más entrar ya se puede ver una estética mucho más alegre y colorida, que la anterior. Las paredes han sido pintadas de color blanco y esto hace que la luz quede “atrapada” para expandirse y reflejarse por todo el lugar.

Además, también los muebles se han pintado de blanco (como la cuna que antes era marrón) y se han colocado forros blancos en la butaca. Echa un vistazo y comprueba como el blanco ilumina todo el espacio, esto lo hace parecer mucho más grande.

 El antes y el después de un dormitorio para bebé ¿qué te parece?

Como ves, el cambiador se ha movido junto a la ventana… así podrás ver mejor qué estas haciendo. Otros detalles que quedan geniales son la alfombra nueva y a todo color, para contrastar con el blanco impoluto.

Por otro lado, los complementos son muy importantes para enriquecer el espacio y para organizarlo. La cesta de fibra natural queda preciosa y se pueden meter mantas o ropa; juega también creando tus propios complementos como un móvil decorativo hecho con alambre e hilo de color o añadiendo una tela para hacer un tipi súper simpático.

En las paredes, todas blancas, lo que llama la atención son los cuadros y láminas decorativas; no les hace falta nada más… pues, de lo contrario, parecería todo demasiado cargado. Lo que se ha buscado es dar iluminación y alegría, para un ambiente infantil.

 El antes y el después de un dormitorio para bebé ¿qué te parece?

tienda tipi para niño

¿Qué te ha parecido el cambio de este dormitorio para bebés, os ha impresionado el cambio?

Fotografías: Amber Interior Design