vinilo medidor 001 Medidores de altura adhesivos Simples para decorar la habitación del bebé

Los niños crecen volando y en cuestión de meses los centímetros de altura se disparan. Muchos de nosotros tenemos tiernos recuerdos de nuestra infancia midiéndonos y tomando nota en una pared o en el marco de una puerta. Esas marcas se acumulaban con el paso de los años, y si había más de un hermano se distinguían por colores. No quiero ponerme muy nostálgica, pero… ¡qué tiempos!

A los niños pequeños les encanta medirse y marcarlo, y sobre todo ver cómo han crecido desde la última vez. Para qué engañarnos, a los padres también se nos cae la baba viendo cómo van creciendo sin parar. Pues bien, además de la rudimentaria técnica de la puerta, han sido muy típicos los listones de madera con medidas y dibujos que encantan a los niños. Hoy en día hay algo mucho más sencillo y fácil de usar y colocar: los vinilos decorativos con motivos medidores.

 

Ya hemos comentado anteriormente las ventajas y facilidades de los vinilos, aunque normalmente los utilizamos con un objetivo nada más que decorativo, pero aquí también son funcionales. Se pueden despegar muy fácilmente, guardar y colocar de nuevo cuando uno quiera, de manera que podemos cambiar la decoración de una habitación. Además, de este modo, no dejaremos marcas en la casa que quizá cueste quitar más adelante.

En Internet se pueden encontrar un montón de vinilos medidores de diferentes estilos, modelos y medidas. Obviamente, una cosa que debes tener en cuenta a la hora de comprar uno es asegurarse de que contenga el sistema métrico al que estés acostumbrada, ya sean pulgadas o centímetros.

vinilo medidor 02 Medidores de altura adhesivos Simples para decorar la habitación del bebé

vinilo medidor 03 650x960 Medidores de altura adhesivos Simples para decorar la habitación del bebé

vinilo medidor 04 Medidores de altura adhesivos Simples para decorar la habitación del bebé

vinilo medidor 05 Medidores de altura adhesivos Simples para decorar la habitación del bebé

En un mundo tan tecnológicamente avanzado como este, a veces podemos encontrar la ilusión y la emoción con algo sencillo como un medidor. Por eso, aunque te parezca algo insignificante, no dejes pasar la oportunidad de hacer felices a tus peques y, de paso, mejorar la estética de su habitación.