decoracion bebes habitacion hermanos rosa y coches1 Reformando la habitación del bebé.

Cuando hay que entrar en reformas en casa siempre resulta aconsejable dejarse asesorar por los expertos, nos pueden aportar ideas o  trucos que partiendo de nuestros gustos y posibilidades nos ayudaran a crear la ambientación deseada.  Hoy os traemos una reforma integral de un piso en Madrid, nosotras nos hemos fijado en la cálida habitación infantil.

Como ya os hemos ido mostrando en otros post, el color blanco es la base de la decoración de la habitación del bebé sobre todo cuando se trata de un espacio reducido. Muebles lacados en blanco como la cuna, la cómoda o el armario empotrado para dar una sensación de luminosidad y amplitud. En estos casos suele ser habitual dedicar una pared al color, papel pintado para bebés, en este caso el cálido papel pintado del bosque de árboles en color rosa le ponen el acento vintage que, junto al resto de pequeños elementos de decoración, el móvil de la cuna, el cochecito de las muñecas o la estantería reciclada de madera que ha junto a la ventana,  se encargan de dar a la habitación un ambiente acogedor. La nota de color viene de la moderna alfombra para bebé, una explosión de color alegre y divertida.

decoracion bebes habitacion hermanos rosa y coches2 Reformando la habitación del bebé.

Un armario empotrado con puertas correderas parece imprescindible para guardar toda la ropa de cama y la de sus pequeños habitantes. El elemento decorativo de los coches antiguos en colores suaves, que decora cada cajón,  sigue con el toque vintage que tanto nos gusta.

decoracion bebes habitacion hermanos rosa y coches3 Reformando la habitación del bebé.

Una cama que tanto puede ser para la hermana mayor del bebé o como cama auxiliar de la familia mantiene los tonos cálidos rosados y la sencillez en la estructura. Una lámpara en el cabezal de la cama en forma de árbol y la cómoda que hace la doble función de mesita de noche y práctico estante donde guardar los bonitos y modernos peluches de Maileg que ya son todo un clásico en la decoración infantil.

En definitiva se trata de distribuir todo lo necesario en función del reducido espacio del que se dispone, con un estilo propio y sin recargarla con demasiados elementos decorativos que llevarían a crear una sensación un tanto agobiante. El resultado ha sido esta bonita habitación, cálida, limpia y muy acogedora.

Vía: Mi casa revista