foto lactancia

Foto (me encantan todas las fotos de este blog)

El periodo de lactancia supone el primer y más fuerte vinculo afectivo entre el niño y la madre. Este vínculo condiciona la manera en cómo el niño se relacionará con situaciones, objetos y personas, será el germen que determine las relaciones personales cuando sea adulto. Las relaciones adultas se basan en afectos, y los afectos se basan, a su vez, en necesidades e impulsos presentes en el momento de la lactancia. Es importantísimo que la madre atienda las necesidades alimenticias aportando al niño atención y amor, acogimiento y seguridad, contacto pleno visual, corporal y emocional, permitiéndole vivir y registrar esta experiencia en su cabeza para que luego el niño pueda reproducir este ritual amoroso en sus relaciones futuras con otras personas. Es importante que el niño quede plenamente satisfecho en sentido alimenticio y emocional ya que el odio, la frustración, la violencia, la manipulación, la angustia, la depresión se dan en base a la frustración de estas necesidades.

La lactancia satisfactoria y de buena calidad afectiva, es la base de niños que se sienten amados, atendidos y satisfechos, y esta es la base de la felicidad, del buen carácter y de las relaciones humanas equilibradas. Un niño que tenga  una lactancia de calidad tendrá una considerable ventaja para enfrentar y superar con éxito las dificultades de la vida y conseguir  aquello que necesita para estar feliz y satisfecho. Esto se refiere no sólo al hecho de dar pecho, sino que también a todas las mamás que por diversas razones no pueden darlo. Nos referimos, más que a dar el pecho, a cubrir las necesidades no solo alimenticias de nuestr@ hij@ sino especialmente afectivas y emocionales durante el periodo de lactancia. Vale más dar biberón a un hij@ con toda la atención, contacto visual, caricias y todo el afecto puesto en el ritual, que dar el pecho charlando con una amiga en la terraza de una cafetería. Lo determinante no es dar el pecho, si bien es lo ideal, sino la atención y cuidado que se pone en el acto de la lactancia.

Cesáreo Hernández Novoa- Psicólogo  – fipsicologia.com