decoracion-bebes-paredes-pizarra1

Una alternativa para una de las paredes de la habitación del bebé puede ser esta magnifica idea que nos presentan desde Blog de Cuarto Color. Se trata de pintar una pared o un trozo de ella con pintura especial que la convierte en una pizarra. Un color en apariencia sobrio que combina perfectamente con la decoración que tengáis pensada para la habitación del bebé. Y una pared cien por cien divertida para cuando el bebé ya sepa coger una tiza.

Os dejamos el tutorial, sus creadoras lo han realizado en un fin de semana.

decoracion-bebes-paredes-pizarra2

  1. Una cubeta de pintor y dos rodillos de acabado fino (de espuma o los que tienen el pelo corto y se usan para esmaltar).
  2. Un rollo de papel de cocina, guantes de látex y algunos periódicos para proteger el suelo, no mancharse las manos y para limpiar de inmediato alguna salpicadura cuando aún esté húmeda.
  3. Una cinta de pintor y un par de paletas de madera o espátulas para remover la pintura.
  4. Una botella de pintura de pizarra color Azul Elefante. En este caso queremos cubrir una pared de 3m x 1,20 de altura, un bote será suficiente porque cubre hasta 4 m2.  Aunque algunas paredes son más porosas que otras y la pintura cunde menos. Un comentario, para obtener colores limpios, el fondo de pared debe ser blanco. Si tu pared tiene otro color, el color que obtendrás será algo más sucio.

decoracion-bebes-paredes-pizarra3

  1. Agita bien el bote antes de abrir. Algunos pensaréis: “!este bote de pintura parece una botella de yogur…!”. Pues te explico, esta forma de bote de leche facilita verter la pintura en la cubeta sin mancharte. Vierte la mitad de la botella en la cubeta con cuidado.
  2. Remueve bien la pintura con una paleta de madera o una espátula.
  3. Impregna bien el rodillo en la pintura y ruédalo varias veces por la parte rugosa de la cubeta para que se impregne bien.
  4. Empieza a dar la primera mano cubriendo en modo zig-zag. Una pasada en vertical, otra en horizontal y luego extendiendo bien la pintura hacia la derecha y la izquierda. El producto es muy  ligero y se extiende muy bien, si has cargado demasiado el rodillo no te preocupes porque puedes seguir extendiéndolo hasta que esté esté descargado. Espera unas horas antes de continuar con la segunda mano. La pintura tiene que estar bien seca para pasar al siguiente paso.
  5. La primera mano no te cubrirá del todo, verás algo aún del fondo blanco, con la segunda mano se cubrirá bien de color todo el fondo.  Vierte el resto del contenido de la botella en la cubeta y si se te ha secado mucho el rodillo, cámbialo por uno seco. Luego, a esperar una semana antes de darles las tizas a María, la pintura tiene que endurecer bien. Esta pintura no emite olores ni es tóxica, así que puedes dejar que tu hijo duerma en la habitación esa misma noche.