decoracion-bebes-habitacion-pastel1

Hoy os traemos unas habitaciones de bebé que por sus colores nos recuerdan a las peladillas típicas de los obsequios de nacimiento o a los suaves dulces de nubes; rosas, amarillos, verdes y azules claritos, claritos. Tonos pastel para el dormitorio del bebé que sin duda crean un ambiente muy dulce y tranquilo al más puro estilo bebé. Papeles pintados en tonos suaves, complementos a juego, alfombras suaves a rayas, cojines decorativos… incluso el mobiliario del bebé se viste para la ocasión.

good-homes-magzine-wall-spots-Molly-Meg

Si queremos dar ese toque pastel en la habitación del bebé podemos añadir todos los complementos y accesorios que nos gustes, lo único que tenemos que tener en cuenta es utilizar una misma gama de tono de color, suave y mate, añadir algún elemento en una tonalidad más subida ara que destaque del resto y romperá la armonía del conjunto (como sucede para nuestro gusto con el chubasquero amarillo). Combinar una singular alfombra geométrica en azul, con unas estanterías de casitas de colores, con unos divertidos cojines con pompones con un delicado papel pintado a base de lunares pastel resulta del todo encantador y chic.

nobodinoz-teepee-rose-in-april-shelves-Molly-Meg

Originales paredes a rayas, mobiliario infantil en azul celeste y amarillo, estanterías metálicas decorativas en rosa, guirnalda de pom pones en tonos pastel o este bonito y siempre recurrente tipi Nobodinoz tan decorativo de rombos verdes.

Paredes pastel para la habitación del bebé

good-homes-magazine_lisa-jones-print-Molly-Meg

En este caso la espectacularidad de los colores de la pared de la habitación del bebé radica en la combinación del rosa y el amarillo que con la franja blanca que las separa le da aún más fuerza decorativa. El resto de elementos del dormitorio, silla, papelera, lámpara o alfombra marcan, también, este estilo pastel para el bebé.

 

good-homes-magazine_Molly-Meg

Todos los detalles decorativos son importantes, las cestas de lana, las muñecas de trapo o los dados de madera.

 

Vía: Molly Meg