Hab de bebé en amarillo 01

La elección de colores que empleamos al decorar un espacio es muy importante, ya que el uso de uno u otro puede hacer que el espacio se vea más grande o más pequeño, más luminoso o más oscuro, más alegre o más sobrio. En el caso de hoy, vamos a hablar de decorar usando el color amarillo.

El amarillo es un color arriesgado en decoración, se trata de un color fuerte y lleno de luz y calidez. Sin embargo, si se abusa de él puede llegar a resultar agobiante y a monopolizar el protagonismo del espacio, pero en dosis pequeñas puede ser una gran aportación.

De esta manera, el tono amarillo es perfecto para poner la nota de color en cualquier lugar. Una forma genial de decorar con él, independientemente de la línea decorativa, es colocar uno o dos objetos de este color en el espacio. Por ejemplo, podemos poner en un espacio neutro una silla amarilla para aportar energía y colorido, o bien cualquier otra pieza de mobiliario lacada en amarilla. También nos podría servir simplemente un póster. Otra forma de decorar con el amarillo es pintando una sola pared en una habitación, de modo que esa pared será la gran protagonista sin envolver todo el espacio.

Hab de bebé en amarillo 02

Hab de bebé en amarillo 05

Hab de bebé en amarillo 03

Hab de bebé en amarillo 04

Además, según la ciencia de la coloterapia, el amarillo no solo es un color muy alegre y con gran efecto sobre el estado de ánimo, sino que también actúa como agente positivo sobre el sistema nervioso estimulando el lado izquierdo del cerebro. Así que si el aspecto estético no acaba por convencerte, también debes tener en cuenta que es un factor que propicia el desarrollo creativo de los pequeños. A pesar de la reticencia que suele hablar con respecto a su uso, quienes se arriesgan con él no se suelen arrepentir.