habitacion-bebe-balancin-arce

Vía Pinterest

¡Qué recuerdos nos traen los balancines! Todo el mundo se ha subido a alguno al menos una vez, y resultan muy divertidos. Pero además, estos 6 balancines son ideales para decorar el cuarto del bebé. Mientras no puedan subirse a él podremos disfrutar del ambiente infantil que crean en su cuarto. Este balancín en forma de arce es muy original, con tonos blancos y de madera. Una pieza perfecta para las habitaciones de bebé en estilo escandinavo.

Balancines de estilo vintage

habitacion-bebe-balancin-vintage

Vía Casadelcaso

Estos balancines tienen en sí mismos cierto encanto vintage, ya que eran unos juguetes típicos cuando  la madera era el material estrella. Por eso son ideales si deseamos un cuarto infantil para el bebé con toques de antaño, con el toque de lo auténtico.

habitacion-bebe-balancin-madera-rafia

Vía Babyswag

Este balancín con toques de madera y de rafia es de los más originales que hemos visto. Una pieza única que nos imaginamos en un ambiente de estilo ecléctico. Añadir detalles modernos como la alfombra de pelo o las láminas infantiles son el contraste perfecto.

habitacion-bebe-balancin-madera

Vía Citymom

 Este también es un balancín ideal que parece sacado de un anticuario. En madera oscura para destacar en ese cuarto de bebé con toques pastel y suelos en color blanco y una cómoda silla para los peques. ¡Un balancín precioso!

Balancines con encanto nórdico

habitacion-bebe-balancin-oveja

Vía Pinterest

Si te gustaron los balancines con toques vintage, estos más modernos también te van a enamorar. Ideas que son perfectas para las habitaciones de bebé de estilo escandinavo. Tonos claros, madera natural y líneas sencillas para combinar con los típicos muebles nórdicos. Esa oveja esponjosa es adorable, y añade calidez al cuarto.

habitacion-bebe-balancin-madera-estilo-nordico

Vía Paulinaarcklin

Este balancín tiene un toque muy natural, con madera clara y sin tratar, a juego con otros elementos del cuarto, como ese taburete y la cesta de rafia. Es un cuarto en el que buscan naturalidad y frescura a partes iguales, y con detalles como ese balancín lo consiguen fácilmente. ¿Os gusta este detalle decorativo para el cuarto del bebé?