decoracion-bebes-habitacion-blanco-negro1

Otra atractiva decoración que nos llega de las tierras del norte, concretamente desde Finlandia. En general la decoración escandinava es minimalista y sencilla pero muy efectiva, y prueba de ello son los magníficos resultados conseguidos con pocos elementos decorativos. Una habitación para el bebé en blanco y negro presidida por el impactante papel pintado de la pared, ese bosque de abetos negros alineados en dos de las paredes de la habitación infantil. Realmente causan impacto porque realzan todavía más el blanco de los muebles y la luminosidad que entra por la ventana.

Como pasa en la mayoría de ocasiones unos cuantos elementos son los encargados de romper con tanto blanco, una silla infantil en madera, la colcha de la ropa de la cuna y el vestidito colgado en el exterior del armario en oscuro. Si os fijáis también han colgado una máscara del zorro escandinavo.

decoracion-bebes-habitacion-blanco-negro2

Un armario estrecho y lacado en blanco está situado entre la ventana y la cuna como si se pretendiera utilizarlo como mampara para que el bebé no reciba luz directa de la ventana.

decoracion-bebes-habitacion-blanco-negro3

Situado en la otra pared también empapelada, una práctica cómoda y algunos toques de color en la decoración a través de los juguetes y complementos

decoracion-bebes-habitacion-blanco-negro4

Las lámparas para el bebé se han colocado en el suelo exclusivamente de forma decorativa. Son dos conejos blancos – que viven en el bosque de la habitación-  y que sirven para ofrecer una luz tenue al ambiente. Colocados en el suelo pierden intensidad pero aquí lo que se pretende es exclusivamente decorar. El bolso de mimbre con el símbolo de paz para guardar juguetes es fácilmente transportable y resulta una buena alternativa a un rígido cajón.

Fotos: My second hand life