decoracion-bebes-guia-prenatal1

La llegada del bebé en una familia es siempre un motivo de alegría y de reencuentro familiar. Abuelos, primos, tíos, cuñados, hermanos, amigos… todos quieren ser de los primeros en ver al bebé y felicitar a los recién estrenados papás. Aunque las visitas acostumbran a ser siempre bien recibidas no conviene agobiar ni alargarlas demasiado, ser prudentes. El bebé y la mamá agradecen más una visita relámpago de diez minutitos que una interminable hora donde no puede descansar con tranquilidad si le apetece.
Os dejamos algunos aspectos que hay que tener en cuenta antes y durante la visita a un recién nacido. Estos tipos de guías prácticas de bebés que os vamos mostrando se basan sobre todo en aspectos de sentido común, cosas y actitudes que la mayoría ya lleváis a la práctica o conocéis, pero que siempre va bien recordarlos y tenerlos en cuenta.

decoracion-bebes-guia-prenatal3

Cuando ir a visitar al Recién Nacido

Antes de ir de visita tenéis que tener en cuenta que lo primero es el bienestar del bebé y la mamá. Si por algún motivo pensáis que podéis molestar, no os encontráis bien por culpa de un catarro (por ejemplo) o cualquier otra cosa, es mejor realizar una llamada por teléfono para felicitar a los papás y dejar la visita para otra ocasión mejor.

  • Si tenéis fiebre, estas resfriado o padecéis algún tipo de enfermedad que pueda ser contagiosa no debéis ir a visitar a ningún enfermo y menos a un recién nacido. Los recién nacidos todavía tienen las defensas muy bajas y los virus pueden atacarlos con mayor facilidad.
  • Esperad un tiempo prudencial antes de ir de visita, la mamá y el bebé necesitan reposo y espacio para la intimidad. Dejad pasar como mínimo unas 24 horas siempre que el parto haya ido según lo previsto, en caso contrario es mejor hacer una llamada de cortesía. Siempre podéis hacer la visita, con tranquilidad en casa.
  • Acortad las visitas. Es siempre más agradable una visita corta que una larga donde nos podemos hacer un tanto pesados.
  • No cojáis al bebé si los papás no os invitan a ello. La piel del bebé es muy delicada, procurad no tocarlo o cogerlo si lleváis maquillaje o colonias un poco fuertes. Seguro que podéis disfrutad del bebé mirándolo acurrucadito en la cuna o a los brazos de su mamá.
  • Evitar las batallitas personales de vuestro parto a no ser que la conversación lo requiera. Podéis dar algún consejo pero sin pasarse, una opinión siempre es bien venida pero crear la sensación de saberlo todo por haber pasado por la misma experiencia no siempre es bueno. Esperad a que los papás os pregunten, de ese modo los consejos u observaciones serán bien recibidos.
  • Si el bebé tiene un hermanito llevadle algún obsequio aunque sepáis que no está en ese momento, con un detalle pequeño es suficiente.

 

Todas las fotos son de la fotógrafa Melissa Sue