dormitorio para niño

El color blanco es, sin duda, una sabia elección para hacer que tus espacios parezcan mayor y más iluminados. Si quieres ganar metros cuadrados aprovéchate de colores neutros y claros como el verde, el azul, el gris y el propio blanco.

Para que tu pequeño retoño descanse tranquilito en su cuna, es bueno decorar su dormitorio incluyendo colores fríos y neutros. Los verdes, verdes agua, el color gris o el blanco aportan esa tranquilidad y serenidad que buscas.

Este espacio a decorar no tiene mucho metros cuadrados y por ello, el papel pintado se haya en una sola pared de la habitación (eso sí, lleno de un alegre patrón natural) mientras que el resto está pintada de colores claros.

Juega con las tonalidades también en los muebles

cuna en color gris

Puedes crear un ambiente íntimo y elegante utilizando el color gris en la cuna, en las estanterías y baldas, en el cambiador de tu baby… Combinar con los colores mencionados hará que el espacio se vea mayor y más elegante.

cuna en color gris

tienda tipi

Además tengo una idea para ti y tu pequeñín… se trata de incluir ¡una tienda tipi en el dormitorio! Puede ser su refugio para leer, jugar, disfrutar, divertirse, gatear y permanecer junto a ti y tus mimos ¿qué te parece? Con un poco de arte y siendo objetivo, se puede hacer fácilmente con un poco de tela, unos cuantos palos y… ¡a disfrutar!

¡No dejes las paredes sin decorar!

balda para poner los muñecos

Podrías añadir complementos como baldas al aire o marcos para fotografía, pintados a mano, y así decorar este espacio. No hace falta cargar demasiado la decoración… ya que se vería muy forzado y no quedaría bien.

marcos pintados a mano

dormitorio infantil

Si te encanta hacer manualidades… atrévete a decorar tu misma los marcos o a hacer lindas guirnaldas. En esta habitación verás que hay colocadas algunas guirnaldas que se iluminan. Esto ayuda a favorecer la iluminación del espacio.

¡No tapes las fuentes de luz!

chimenea

Es muy importante que nunca obstaculices ventanas o ventanales de día y, si lo haces, podrías utilizar textiles livianos. En la decoración de estilo nórdico es una de las reglas básicas, para dar mayor iluminación al espacio.

Cuando tu bebé vaya a echar una siesta o dormir por la noche, asegúrate de tener una persiana que puedas bajar o una cortina algo más gruesa. Pero cuando tu niño no duerma… ¡deja pasar la luz!

¿Qué te ha parecido este dormitorio infantil? ¿Cómo tienes decorado el de tu hijo? ¿Cuál es el estilo decorativo que más te gusta?

Fotografías: Anne Claire Ruel