decoracion-bebes-habitacion-en-rosa1

El rosa, un color clásico en los dormitorios de niñas

Cuando la habitación es pequeña la mejor manera de sacarle todo el partido y hacerla confortable y agradable es decorarla con lo imprescindible, aunque esto suponga prescindir de un práctico armario. Siempre podemos guardar parte de la ropita del bebé en un mueble auxiliar en nuestra habitación o incluso en el pasillo. En este caso una cómoda cambiador hace la doble función, sus cajones os permiten guardar lo imprescindible a la vez que os sirve como cambiador y mesita donde colocar la luz de ambiente. La pequeña cama infantil os puede ser muy práctica, os permite jugar con el bebé o descansar un ratito durante las noches más moviditas.

Para las niñas, el rosa sigue siendo uno de los colores preferidos para la decoración de la habitación del bebé. Elementos en rosa que dan el aire cálido y suave a la habitación: el papel pintado en la pared, el confortable y práctico sillón mecedora y los distintos complementos repartidos en tonalidades más fuertes entre la cómoda o la estantería, sin olvidarnos de la ropa de la cama infantil. Cositas que se pueden añadir poco a poco y que dan personalidad a la decoración.

Para dar la sensación de amplitud se aprovecha la enorme ventana, utilizando cortinas de tela semi transparente para que entre una luz tenue que no moleste. Solo se empapela una de las paredes y si os fijáis, detrás de sillón se coloca un enorme elefante con el mismo papel de la pared de la cómoda.

decoracion-bebes-habitacion-en-rosa2(fotos Olaimar)


El toque más gracioso lo encontramos en el improvisado tendedero en la pared donde los peluches y la ropita se combinan realizando una decoración divertida y coquetona que nos encanta. Y para guardar las pequeñas cositas, pero sobre todo para decorar,  una larga estantería de pared a pared.